12 sept. 2012

¿Qué es el pesimismo?



El pesimismo es un estado de ánimo o forma de ver la vida en la cual se tiene la creencia de que todo o casi todo va acabar saliendo mal, que nos sucederán cosas que no deseamos y que por mucho que lo intentemos vamos a fracasar, es decir, que todos los eventos y sucesos de nuestro alrededor no van a resultar de nuestro agrado. Tal vez esta forma de ver la vida resulta ser la tuya, pero quizás insistas en que es así como funcionan las cosas, que la suerte no esta de tu mano que no sabes porque todo acaba volviéndose en tu contra y que no tienes ningún control en tu vida para que vaya bien.

Déjame decirte que si piensas así estás equivocado, no te culpo a ti de nada de lo que te haya ocurrido hasta al momento pero puedes cambiar la manera de ver tu entorno y empezar a disfrutar de las cosas, atraer alegrías y conseguir pequeñas metas con las que siempre soñaste.

Si te consideras una persona por lo general pesimista puede ser que la causa de tus fracasos y tu forma de entender la vida este causando lo que te está ocurriendo en estos instantes. Es decir, que no son las cosas de tu entorno y experiencias las que te hagan ser pesimista, sino que por el mero hecho de ser pesimista estas generando que tu vida por lo general no vaya bien o como quisieses que fuera. Voy a describirlo con un ejemplo a continuación.

Antonio dentro de una semana tiene un examen, pero en vez de ponerse a estudiar empieza a pensar en que es muy difícil y casi no tiene opciones de aprobar, sigue perdiendo el tiempo en darle vueltas a la cabeza en que el libro para estudiar es muy grande y que parece imposible entender nada. Llama a un amigo para hablar del examen, su amigo ha empezado a estudiar hoy mismo, se cree capaz de aprobar y hoy se ha estudiado los dos primeros temas, pero Antonio insiste en que no sabe lo que hará, en que si suspende sus padres le echarán la bronca y que se está agobiando. Su amigo le dice que no se preocupe, que empiece a estudiar cuanto antes y no piense en ello porque solo le va a perjudicar en su rendimiento. Antonio parece hacerle caso y al día siguiente se pone a estudiar, empieza bien, consigue aprenderse el primer tema pero cuando empieza el segundo tema todo parece imposible de comprender, se enfada consigo mismo y cierra el libro, habla con otro compañero y le dice que el profesor que puso ese libro no tiene comprensión por los alumnos que seguramente vaya a suspender. Su compañero le recomienda que no se estudie ese tema y que estudie los demás y se deje el segundo para lo último para estudiar. Pero Antonio insiste en que no va a servir de nada que de todas formas lo va a suspender porque está seguro de que por mucho que lo intenté no va a aprobar. Unos días después de hacer el examen Antonio ha sacado un 3'5 y piensa: "Lo sabía! es que sabía que iba a suspender de todas formas...". El caso es que se cree que lo que le ocurre es lo que provoca que piensa de manera pesimista, pero en realidad es el mero hecho de ser pesimista lo que le genera obtener fracasos.

Como bien queda retratado con el ejemplo, el pesimismo no tiene ninguna ventaja, solo nos hace verlo todo de color negro, gris o con tonos muy oscuros, es como llevar las gafas del pesimismo, unas gafas como las de sol en lo que todo lo que sucede a nuestro alrededor lo vemos con un tono oscuro, alejado de la realidad, y la realidad son los colores naturales, claros, brillantes y con sus tonos naturales, no todo oscurecido y grisáceo.

Creo que es importante que conozcas los efectos del pesimismo para darte cuenta de que es como caminar una ruta de 2 km con una mochila cargada de piedras, nos dificulta realizar nuestras actividades con normalidad y perjudica nuestro rendimiento. Los pesimistas cargan todos los días con una mochila llena de piedras, y los no pesimistas u optimistan van sin esa mochila o cuesta abajo con mayor comodidad en el día a día. A continuación te muestro los efectos del pesimismo:

- Nos impide aprovechar las oportunidades que se nos presentan
- Produce falta de vitalidad, actividad y energía, empeora nuestro rendimiento en la mayoría de actividades
- Genera un estado de ánimo negativo: se tenderá a ser antipático, tristón, quejica, enfadadizo, poco paciente y miedoso
- Nos hace muy susceptibles a tirar la toalla a la mínima
- Genera un menor bienestar y calidad de vida
- Puede conducir a diversas psicopatologías como la depresión 
- Conseguimos menos éxitos que la gente optimista
- Genera mayor susceptibilidad a padecer enfermedades (algunos estudios dicen que induce a que las defensas del cuerpo reduzcan su efectividad contra los agentes externos)

Creo que has podido comprobar que el ser pesimista no aporta nada positivo en tu vida, y que debes abandonar esa forma de ver la vida, el paso de ser pesimista a dejar de serlo por completo no se va a producir de un día para otro, pero con el paso del tiempo lo conseguirás. Solo es cuestión de tiempo, esfuerzo y esperanza en que tarde o temprano llegarás a ser optimista. En los próximos artículos escribiré sobre cómo trabajar para dejar de ser pesimista y adoptar un estilo de vida optimista, también un test para identificar que nivel de pesimismo tenemos instaurados en nuestra forma de pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario