25 ago. 2012

Claves para crear una amistad plena y duradera



Seguramente te hayas dado cuenta de que hacer amistades no es muy difícil, con ser simpático, abierto y compartir unos pocos intereses y gustos ya se puede iniciar una simple amistad. Pero... ¿y si queremos crear una amistad plena y duradera? ¿Crear una amistad de mucha confianza, conocerse como casi hermanos de sangre o categorizarlo como uno de los mejores amigos? Para llegar a esa fase habrá que esperar mucho más tiempo y comprometerse un poco más en la amistad para poder transformar una simple amistad superficial en una amistad de plena confianza.

Puede ser que te estés preguntando ahora que qué se debe hacer si se quiere crear ese estado o nivel de amistad superior o qué puedo hacer para desarrollar de manera más efectiva y plena las amistades que yo he elegido. Pues eso exactamente es lo que voy a tratar de responder en los siguientes apartados:

1) Empatía. Es necesario percibir o sentir como se siente un amigo para poder ayudarle a enfocar su situación de la mejor manera posible para que el actúe eficazmente y mejore su estado de ánimo y nivel de bienestar. Comprender a los demás y actuar acorde a sus emociones y sentimientos les dará a entender que hay una buena compenetración interpersonal. Por ejemplo si nuestro amigo acaba de tener una ruptura sentimental lo cual le hace estar ese día muy triste y nosotros estamos muy alegres por haber aprobado un examen no podemos estar radiosos de felicidad y alegría delante de él porque nuestro amigo esta muy decaído, debemos regular nuestra expresión emocional hacia un estado neutro y escuchar o atender los sentimientos de él. Eso es empatía en pocas palabras...

2) Generosidad. Dar, proporcionar, ayudar, orientar sin esperar nada a cambio es la clave de la generosidad. Debemos actuar con altruismo frente a nuestros amigos para generar un buen clima de convivencia y demostrar que somos personas con un gran potencial de valores humanos. Puede resultar incluso placentero ayudar sin interés por el mero hecho de pensar que la otra persona va a beneficiarse de tu apoyo o tus acciones.

3) Sinceridad. Decir siempre la verdad, no ocultar la verdad, no inventarnos historias o sucesos para impactar más y hacernos los interesantes, no tenemos porque avergonzarnos de nada, todo el mundo tiene sus preocupaciones, manías, forma de ver las cosas, un pasado y experiencias propias. No hay que tener miedo a parecer raro o distinto. Ser sincero con un amigo es dar paso a la confianza y la seguridad en la relación amistosa. Las mentiras que se descubren son muy perjudiciales y dañinas para mantener un buen estado de amistad.

4) Responsabilidad. Es nuestra responsabilidad atender a las necesidades de un amigo cuando este no puede valerse por si mismo para solucionarlo. Por ejemplo si nuestro amigo tiene una adicción que no reconoce y le está afectando en varias dimensiones de su vida (amigos, empleo, familia, tareas y otras actividades...) debemos ser nosotros los que le paremos los pies, le hagamos entender el problema o hablar con sus familiares para llevarlo a una clínica de desintoxicación y que le ayuden. También podría ser acompañarle a hacerse unas pruebas en el hospital por si siente inseguridad o no está cómodo si va solo, acompañarle hasta casa cuando ha bebido un poco más de la cuenta, prestarle algo de dinero si está en una crítica situación financiera, ayudarle a encontrar empleo o buscar pareja... La responsabilidad puede estar algo relacionada con la generosidad ya mencionada. Nos gusta ver a nuestros amigos bien y un buen estado de ánimo por eso es nuestra responsabilidad ayudar a fomentar ese bienestar en él si vemos que por si sólo él no puede hacerse cargo de la situación y una ayuda le proporcionaría una empujón extra para solucionarlo. De esta manera nuestro amigo sabrá que somos una buena persona que comprende a los demás y estará siempre ahí para apoyar a los otros.

5) Gratitud. Dar las gracias a nuestro amigo/a por compartir tiempo con nosotros, por hacernos reír, por los buenos momentos tan gratificantes y divertidos que nos ha hecho pasar con nosotros, por las experiencias vividas junto a él/ella, por entendernos, ayudarnos, apoyarnos y atendernos y sobretodo por confiar en nosotros y proporcionarnos su amistad es algo que le alegrará mucho y le dará a entender que es una persona muy querida y solicitada por nosotros. 

6) Perdón. Saber perdonar al otro, pedir nosotros perdón cuando nos hemos dado cuenta de que hemos metido la pata, dar o pedir otra oportunidad, dar a entender que no merece la pena romper una amistad por un suceso negativo que ha ocurrido ya sea por parte nuestra o del otro. Si hemos fallado en algún momento como amigos ya sea por un error o un suceso debemos explicar que queremos seguir siendo amigos, que nunca volverá a ocurrir porque nosotros nos comprometeremos en ello y aprenderemos de la experiencia o el error una lección que no se volverá a repetir en el presente o el futuro. Seguramente de tus mejores amigos recordarás haberte enfadado mucho por algo con él o ella pero al poco tiempo perdonarle y reforzar tu amistad, el perdonar forma parte de nuestros valores y es útil emplearlo. Por lo contrario si la cosa no tiene solución no es necesario llegar al otro extremo e ignorar al otro por completo cuando le veamos por la calle, quizás le hayamos quitado la etiqueta de amigo/a pero podemos catalogarlo ahora como conocido y saludarle cuando le veamos por la calle. A mi personalmente no me gusta ignorar a la gente o ser ignorado por completo, si no nos importa ya nada de esa persona por un evento o suceso que ha ocurrido si lo vemos por la calle bastaría con un "hola, qué tal" por cortesía.

7) Respeto. Es necesario ante todo para generar una amistad plena respetar su forma de vestir, su personalidad, sus gustos, intereses, forma de pensar, filosofía o estilo de vida, creencias siempre y cuando sean respetuosos con los demás y estos aspectos no sean agraviantes, discriminatorios, insultantes o promuevan la violencia injustificada. Por ejemplo debemos respetar si nuestro amigo/a ahora quiere vestir con ropa ancha o acorde a sus intereses musicales. Pero no podemos tolerar una amistad en la que nuestro amigo promueva el nacismo e insulte a personas de otras nacionalidades cuando pasean por la calle.

8) Tiempo. Una de las claves más importantes es pasar más tiempo con nuestro amigo/a para compartir más experiencias y emociones. Para compartir más tiempo podemos sugerir nosotros mismos nuevos planes, o ir a visitarle a su centro de trabajo, o donde estudie, acompañarle a sitios, quedar con más frecuencia. El caso es invertir más tiempo en la amistad. Es frecuente pensar que no hemos pasado mucho tiempo con esa persona o que nos hubiese gustado más el haber estado más rato con él/ella cuando tiene que ausentarse durante una larga temporada.

9) Revisión. (Sinceramente no sabía que nombre etiquetar este apartado) consiste en interesarnos en como van las amistades, como puede ser enviar un mensaje por el whats app y preguntar que tal ha ido el día, como fue el examen, la entrevista de trabajo, la visita al médico, sus proyectos, contarle alguna anécdota, es decir, interesarnos por ellos y no hacer que se marchite la amistad, como una planta cuando te olvidas de ella y no la riegas en todo un mes. Pues parecido con los amigos, intentar regar las amistades con frecuencia, si no podemos verles basta con un mensaje o una llamada, es decir, revisar como va todo. Hoy en día se puede interactuar por el skype (hacer una videollamada), llamar por el móvil por Internet de manera gratuita mediante la aplicación Viber. Es fundamental revisar nuestro jardín de amistades y procurar que crezcan nuestras plantas, no descuidarlas para que no se marchiten.

2 comentarios: